martes, 21 de julio de 2009

07.

Julieta alrededor de los 5 años.
06:14 p.m. Sábado…


Julieta se para a un lado de su madre. Lleva en la mano derecha una Barbie semidesnuda y despeinada. La mujer pelirroja lee una revista. Ambas son pelirrojas. Julieta le pregunta algo a ella. Algo referente a una voz. La mujer continúa leyendo. No escucha a Julieta. Julieta vuelve a preguntar. La mujer sin separar la mirada de la revista le responde a Julieta que “no hay ningún problema”. Julieta pregunta algo más. La madre le responde con una sonrisa, y acento indiferente, que “no hay problema siempre y cuando la voz suene bonita… y por supuesto, no te incomode”. Julieta sonríe aliviada. No le explica más a la madre. Y la madre tampoco pide más información. Julieta cambia de mano su Barbie beggar. Se retira. La madre de Julieta se humedece el índice con la lengua y cambia de página. Continúa leyendo su revista.

9 comentarios:

  1. Julieta en su laberinto
    Por Héctor Gantenbein

    Considero que Edgar, alias Lacolz, a sus escasos veinticuatro años, tiene un porvenir literario enorme. Sólo tiene que hacer lo que aconsejaba Beethoven: “Componer melodías es fácil, se tiene un 2% de inspiración y un 98% de trabajo, practicar el piano durante ocho horas diarias por cuarenta años”.
    Actualmente Lacolz está terminando con éxito el Diplomado de creación literaria en la Escuela de Escritores de la Laguna. Su producción en las letras aún es escasa.
    Su cuento Julieta que voy a analizar sin embargo ya muestra oficio en el arte de redactar, maneja bien los diálogos y sus descripciones nos introducen en el argumento que no es sencillo, hace cómplice al lector para entenderlo.

    El argumento escrito en tercera persona nos lleva a la manera de flashback (analepsis): altera las secuencias cronológicas, conecta momentos distintos y traslada la acción al pasado.
    El tema trata de una mujer joven, pelirroja y bella. En la búsqueda del eterno grial —la felicidad—, que para la protagonista es algo que desde pequeña quiere lograr, y que unas voces al parecer ¿celestiales?, le dicen como hacerlo, y explica su manera de lograrlo.
    El meollo del argumento no es simple, el autor maneja la incapacidad mental de Julieta, no nos dice que enfermedad tiene, acaso será esquizofrenia, pues el actuar de Julieta se divide, entre lo que ella representa: una esposa y madre de familia ejemplar y la acción del cuento que transcurre en escasas cuatro horas y media aproximadamente y que muestra a una Julieta con una compleja personalidad.
    La situación yo la adjetive, dije que es una incapacidad mental, pero que sabemos de los recovecos de la mente, ¿es una esquizofrenia? O ¿Es algo real, y las voces provienen de algún dios que le ofrece el cielo? ¿Por eso ella al morir se lleva consigo a lo que más quiere: sus hijos y su perrita? Es lo interesante del cuento.

    ResponderEliminar
  2. La hora exacta: 11:58 a.m.
    … Un punto de color blanco se precipita endemoniadamente hacia abajo. Hacia el pavimento.
    El autor inicia su narración aparentemente por el final y pone la hora exacta en que termina, aunque después en un salto adelante del tiempo nos da una pista del verdadero final:

    Un día después del domingo.
    “Extra. Extra. Joven, ama de casa, enloquece y…”. La luz del semáforo deja de ruborizarse.

    Nos lleva en flashback pero maneja los tiempos de una manera lógica en cuanto a la comprensión del tema, no sigue un orden establecido, indistintamente plantea las acciones conforme al desarrollo de la historia:

    Domingo. 07:29 a.m.
    … Después de tanto tiempo, “alabado seas, Señor”, vuelve a escuchar la voz angelical entre ensueños. Hace tanto que no la visitaba.

    Esta voz tan importante para Julieta, se le presenta a los cuatro años. Y hay un dialogo con ella. En el diálogo el autor pone en cursivas cuando la voz habla, pues realmente no es un diálogo sino un ¿monólogo? De la misma Julieta.

    ResponderEliminar
  3. Alrededor de los cuatro años de edad.
    Un martes por la tarde.

    — ¿Cómo te llamas?
    — Mi nombre no importa.
    — Yo me llamo Julieta.
    Así transcurre la historia, entre el tiempo actual y las apariciones de la voz a los cinco siete y ocho años de edad de Julieta, la última vez que la escucha, por eso se pone tan contenta cuando ya adulta la vuelve a escuchar.
    El uso de flashback no sólo sucede cuando escucha Julieta a la voz, sino que el narrador también se refiere a actos de la vida de Julieta ya casada, lo que le da un dinamismo especial a la narración:

    Meses después del último parto.
    Un miércoles por la tarde.
    Un grupo de tres amigas están reunidas en una sala. Una es rubia con cejas negras. Otra morena y delgada.

    Hay una escena que a mí, al principio me pareció de más. Sin embargo es congruente con la historia. Es una escena de sexo oral, que Julieta le practica a su marido. Es una narración erótica sin llegar a la pornografía. Al final del acto cuando el marido tiene la polución, la voz no le ordena a Julieta que cercene el pene del marido, aunque hay esa duda:

    ResponderEliminar
  4. Algunos años atrás.
    Un martes por la noche.
    … Julieta luce confundida. Ahora asustada. Sus dientes dejan de presionar de golpe la verga. La voz se ha molestado. Se ha ido. Julieta se reincorpora sobre sus rodillas. Mira el rostro de su marido. Los ojos de Julieta cristalinos. Mira desconcertada. Mira con arrepentimiento. Mira con timidez. Julián fosilizado entre las sabanas.

    Es importante esta escena, porque nos revela una Julieta que quería complacer a su marido. En la fellatio, el hombre es el único que siente placer, la mujer fisiológicamente no, si acaso siente algo, es por un proceso mental de satisfacer a su compañero. Es una faceta de Julieta de esposa abnegada y complaciente:

    … Julieta acentúa el ritmo. Julián pierde fuerza en sus manos. Julieta introduce hasta al fondo la verga. Al principio siente un poco de asco y la saca.

    Y el final, que es de acuerdo con la historia, en la fase de la verdadera Julieta que busca su felicidad acompañada de los seres que ama, deja atrás al recuerdo de una madre distante y un marido gris, desde luego la enfermedad de la suegra, es el motivo que da lugar a la voz que tanto desea Julieta. El final es previsible ya que desde el principio nos lo deja ver. Sin embargo solo el lector que ha sido desde el principio cómplice con el autor puede darse cuenta:

    … Una voz angélica le dice que lo ha hecho todo muy bien. Que la está esperando. Que solo un paso los separa. Que nadie los volverá a alejar. Que siempre van a estar juntos. Siempre. Por los siglos de los siglos. Que ya es la hora adecuada. Que la está esperando con los brazos abiertos. La voz resuena con fuerza dentro de ella. Y piensa que toda la ciudad, que se postra a sus pies, debe de estar oyéndola. Piensa que la disfrutan como ella. Pero no. Nadie más la escucha.

    ResponderEliminar
  5. Mi comentario en relación al cuento es muy positivo, el tema que Lacolz trata de mostrar es la búsqueda de la felicidad por otro medio, no el común de las gentes buenas, maneja de una manera fría pero convincente el terror, e incluso el esoterismo: Julieta tiene fascinación por la letra J, su esposo se llama Julián, sus hijos: Jonás y Jamil, su perrita Judá. ¿El porqué de estos nombres? Es el enigma que nos pone a sus lectores el autor.
    En cuanto al ambiente, es lo que sucede en cualquier colonia de clase media en todas las ciudades del mundo: una familia común y corriente.
    En cuanto a los sentimientos de los personajes: un marido contento con su situación y preocupado por su madre, con una familia propia formada con una mujer muy guapa, dos hijos varones y una mascota.
    En este mundo ideal, la esposa con una vida interior que nadie sospecha y que en un momento dado hace erupción, dando al trate la vida idílica que tenía.
    Las ideas que despierta el cuento, es que una cosa es lo que se aparenta y otra la que se vive en el interior de las gentes. Julieta tiene esta dicotomía, superficialmente es ama de casa exitosa, pero, en su interior bulle una serie de pasiones y de misterios no bien definidos, incluso para ella.
    El cuento de una manera formal, es corto, en prosa con mucha fuerza, con buen uso de monólogos y el uso de cursivas. Hay claras influencias de escritores como Alberto Chimal y su cuento Álbum, donde una madre tiene una hija diabólica. También tiene un estilo al tipo de Stephen King, de una manera fría, sin estridencias va relatando, los sucesos, nunca llega al mal gusto de lo escandaloso ni de lo escabroso. Aunque el cuento tiene partes que si lo son.
    Ahora bien, este cuento ¿qué tipo de final tiene?, ¿es cerrado?, ¿es abierto? O como yo diría, que soy un cínico impenitente, al que le fue bien fue al marido, a Julián, que se liberó de una esposa loca y de responsabilidades.
    Se que muchos críticos dirán que hay errores de redacción, que yo estoy equivocado en relación al final feliz del marido, etc. Todas estas especulaciones son las que a mi juicio hacen tan valioso este cuento.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Doc... ah, y no son 24 años, Doc, ahora mismo tengo 23, jé...

    ResponderEliminar